Moukoko es un delantero que se desenvuelve bien ocupando el flanco izquierdo en sistema de dos atacantes o como único punta. Posee un tren inferior fuerte para la edad que le permite aguantar choques y cuerpos sin caer o ser desplazado. Se posiciona bien en el área ejecutando buenos desmarques buscando las zonas libres para recibir con ventaja y perfilado a portería. Cuando el ataque se desarrolla desde el costado alterna apoyos en corto con oscurecimiento de marca alejándose de la zona de juego para después aparecer; cuando el ataque es interior se ubica delante de los defensores ofreciéndose para pivotar o tirar diagonales exteriores hacia el perfil izquierdo en intervalo lateral-central. Cuenta con buen disparo exterior más potente que preciso, pero es capaz de ajustarlo a ángulos débiles de los porteros si no le enciman. No suele definir de primeras y en la mayoría de ocasiones busca un control previo para acomodarse el disparo final. Ese control es capaz de realizarlo con ambas piernas aunque el toque final en la mayoría de ocasiones es con su pie izquierdo. Tiene una alta velocidad gestual y aceleración deceleración que le permite desde parado lograr ventajas sobre sus rivales, algo que en el área le hace determinante en su categoría actual.

Muy peligroso a espalda de defensa por sus condiciones físicas y potencia de carrera, aunque su tendencia es ofrecerse más en apoyo que romper al espacio. Se aprovecha de fintas y amagos + cambio de ritmo para superar rivales. Su nivel técnico en espacios reducidos es bastante bueno encadenando regates rápidos y cortos con alta presión del rival. Tiene la capacidad de poder salir por izquierda y derecha con un buen cambio de pierna y pisada de balón. Es calmado cuando recibe en posiciones finales y eso con su juventud es una gran virtud. Capaz de recibir, controlar y conducir buscando el momento oportuno para finalizar la jugada dentro del área. En el fútbol de élite los defensores no le dejarán tanto espacio-tiempo. Su tendencia a buscar portería rival otorga verticalidad en sus ataques a la vez que altas dosis de individualismo. Muy reactivo en pérdidas aprovecha las dudas de los defensores para recuperar balones divididos cerca de área rival por su ímpetu y determinación en el pressing. Correcto en fase defensiva orienta el juego rival hacia zonas exteriores no siendo superada su presión con facilidad. Una vez es superado, se desactiva defensivamente siendo el jugador más estirado del equipo como opción para poder transitar.

Se activa rápido en las transiciones ofreciendo soluciones verticales a través de conducciones o pases de descarga al primer toque. Aún tiene que crecer para ser un jugador productivo en disputas aéreas. Pese a sus habilidades en el 1vs1 debe identificar mejor ciertas situaciones donde la jugada pide de asociación. Necesita también mejorar su posición de partida en ataques organizados, fijando mucho más cerca a la defensa rival en intervalos para desde ese punto ejecutar movimientos de engaño apoyo/ruptura o ruptura/apoyo aumentando su ventaja sobre el rival y la impredecibilidad de sus acciones. Le favorecen tanto el juego combinativo en espacios reducidos como la verticalidad en transiciones o con espacios a la espalda del rival, no tanto por el momento el juego directo buscándole como referencia aérea o los ataques canalizados que acaban con centros laterales para conectar remates de primeras. Solo tiene 16 años y le queda mucho por crecer y mejorar, tiene la suerte de encontrarse en un club con grandes recursos en este sentido y un contexto de clara apuesta por el talento joven.

Bienvenido a la élite Mou!